ESPECIALES: Otubre 2008

INTRODUCCIÓN

La energía hidráulica es la fuente renovable de electricidad más importante y más utilizada en el mundo. Representa un  19% de la producción total de electricidad, siendo
Canadá el productor más importante de energía hidroeléctrica, seguido por los Estados Unidos y Brasil.

Aproximadamente dos tercios del potencial hidroeléctrico económicamente viable quedan aún por desarrollar. La energía hidráulica no aprovechada es todavía muy abundante en América Latina, África central, India y China.

En los siguientes gráficos podemos apreciar las instalaciones para la obtención de energía hidráulica obtenida en las minicentrales a nivel de mundial, del continente europeo y a nivel nacional, y cuál es su distribución en España. (Denominamos gran hidráulica a aquellas centrales con una potencia >10 MW; minihidráulica, centrales con una potencia entre 1 MWy 10MW; y microhidráulica, centrales con una potencia menor a 1MW)

 

ENERGÍA OBTENIDA DE MINICENTRALES HIDRÁULICAS

 

Fuente: energias-renovables.com y EurObserv'ER 2007

 

ENERGÍA HIDRÁULICA EN ESPAÑA

Fuente: CNE

 

Se estima que para el año 2010, la potencia hidráulica obtenida en las minicentrales, alcance en Asia los 25000 MW, que la sitúan como líder mundial, con una producción de 100000 GWh/año. Europa Occidental tendría una producción de 50000 GWh/año.

En España se esperan alcanzar para el año 2010, unos 2200MW, tal y cómo se aprecia en el gráfico.

 

Fuente: IDAE

Fuente: Plan de Energías Renovables 2005-2010

 

CONCLUSIÓN

La energía hidráulica tiene la cualidad de ser renovable, pues no agota la fuente primaria al explotarla, y es limpia, ya que no produce en su explotación sustancias contaminantes de ningún tipo. Sin embargo, el impacto medioambiental de las grandes presas, por la severa alteración del paisaje e, incluso, la inducción de un microclima diferenciado en su emplazamiento, ha des­merecido la bondad ecológica de este concepto en los últimos años.
Al mismo tiempo, la madurez de la explotación hace que en los países desarrollados no queden apenas ubicaciones atractivas por desarrollar nuevas centrales hidroeléctricas, por lo que esta fuente de energía, que aporta una cantidad significativa de la energía eléctrica en muchos países (en España, según los años, puede alcanzar el 30%) no permite un desarrollo adicional excesivo. Recientemente se están realizando centrales minihidroeléctricas, mucho más respetuo­sas con el ambiente y que se benefician de los progresos tecnológicos, logrando un rendimiento y una viabilidad económica razonables.